NÁPOLES

Antes de viajar, tanto en la Argentina como en Italia, nos previnieron para que tuviéramos mucho cuidado mientras estuviéramos en Nápoles. La realidad fue que no tuvimos ningún problema. Caminamos, tomamos taxis, tomamos tren, anduvimos en micros a toda hora y no tuvimos ningún inconveniente.

El hotel estaba sobre la playa así que la vista era espectacular. Enfrente mismo estaba el castillo circular que por supuesto recorrimos en detalle.

Caminamos mucho y compramos también mucho. Los precios que se consiguen caminando un poco son buenísimos. No en las grandes tiendas, sino en los negocitos, y en las ferias que están en la calle.

Si viajan a Nápoles, traten de hacer la excursión a Pompeya. Es impresionante esa ciudad que estuvo ignota durante cientos de años (1700 años para ser más preciso). Los trabajos arqueológicos y de restauración son sencillamente maravillosos. Impresiona ver lo que quedó (cuerpos incluídos), después de ser cubierto totalmente por la erupción del Vesubio.

Y ya que mencionamos el volcán, también merece hacer la excursión hasta el cráter del mismo. Hay que caminar bastante pero vale la pena.

Por Carlos Cassani

Redacciòn tuguianorte.com