La escoba de la abuela Mora

Marita necesita comprarle a su abuela una escoba nueva porque la que tiene ya está   muy gastada. Al ir de compras con su papá, un día de vacaciones, se detienen en un gran negocio y entre otras cosas ven una escoba para Doña Mora. El vendedor les ofrece dos tipos de escobas  y les comenta, riéndose, que supuestamente una de ellas es mágica porque cuando la busca siempre se ha cambiado de lugar. ¡Entusiasmados, la compran!

Antes de entregársela a la abuela deciden barrer la parte de atrás de la camioneta, la cual tenía mucha tierra, y al apoyarla descubren un mensaje medio borrado en la cabecera: “Si quieres despegar  hay que juntar las manos y decir tres palabras mágicas que comiencen con B”.

Marita le comenta a su abuela y le muestra el mensaje acerca de la escoba, y Doña Mora se pone a reír…

Durante muchos días, antes de dormirse, la abuela intenta inventar unas palabras mágicas haciendo diversas combinaciones entre letras. Hasta que una noche decide decir: Buena… Barrendera… Barrigona… y  así, de pronto,  se encuentra volando sobre la ciudad e inicia, cada noche, maravillosos viajes con aventuras increíbles. Llega a  lugares donde hay hadas; algunas noches vuela por selvas y praderas;  otras veces nada con delfines en un gran mar y algunas noches  hace carreras de escobas con otras brujas.

Pasado un tiempo, mientras Doña Mora se ha ido unos días a la casa de su hermana, los padres de Marita ven  que la escoba de la abuela ya está gastada y deciden  comprarle una nueva…

Al regresar, la abuela pregunta por ella y cuando le comentan que la han puesto por ahí y que en su reemplazo le han comprado otra…  la abuela entristece ¡y no sabe qué decir…! Pasado un rato,  pregunta adónde la  han dejado… Su hijo, el papá de Marita, le  dice que  está en el galpón; que la usarán para hacer fuego  porque ya no sirve para nada…

Esa misma  noche, Doña Mora, muy calladita,  rescata la escoba mágica y sale volando.  

Por Susana Borchers

Redacciòn tuguianorte.com