VOLVAMOS A EMPEZAR…

 

Hermosas olas del mar que

cantando vienen y se van,

mientras en la playa los niños

con la arena jugando están…

armando castillos de arena,

estrellas de mar y

hasta un navío sin capitán…

Estaba Felicitas jugando en la playa con los otros niños, cuando una gran gota de agua cayó sobre su rostro y algo, apoyado sobre su hombro, apareció. Era una pequeña ranitaque se había escabullido de una ola y la muy picarona, en  ella se posó.

—¡Qué bueno!  —dijo Feli. –¿De dónde apareciste?, agregó.

—Ayer estábamos muchas ranas todas juntas y apretaditas paseando por las costas del mar cuando de pronto… un aire fríííío nos chocó, nos empujó con fuerza, y nos caímos al agua…

—¿Cómo te llamas?

—Y ella contestó: Felicitas.

—¡Qué bello nombre! —añadió la ranita…

—¿y Tú?

— Simplemente, “Verde ranita”…

—Bueno, me voy a buscar a mis amigas para jugar en los charquitos. ¡Cantaremos un rato y  saltaremos muy contentas! Arma un barquito de papel y ¡ven a jugar en los charquitos, te divertirás mucho!

De pronto, unas gotas de lluvia comenzaron a caer… los niños de la playa se hicieron un refugio entre los médanos, mientras los caracoles aparecieron con la lluvia y una tortuga, que dormitaba, asomó su cabeza y salió caminando despacito para darse un baño, los pajaritos acurrucados en las ramas de los árboles sacudían sus plumitas mientras esperaban que interrumpiera la lluvia para empezar a cantar.

¡Y todos juntos…llamaron a Felicitas a jugar!

Por Susana Borchers

Redacciòn tuguianorte.com