OUROBOROS Y SU GLOSARIO = “VIVIR”

 

 Ouroboros reconoce que le agrada confrontar vocablos “comparativos”, y ofrecer su entretenimiento para que, tantos sus adeptos como los simples “mortales” que somos, le incorporemos nuestras propias miradas a aquellas que ‘el  ofrece.-

 En esta ocasión su “Idea” propuesta es la palabra “VIVIR”.-

 ¿“VIVIR” Y “EXISTIR” es lo mismo??.- Ouroboros entiende que no.-

 El “Existir” en una mirada posible es meramente “estar”.- Y en este “Estar”, algo triste que puede ocurrirle al Hombre es el “estar-se”.- Importa quietud, molicie, apatía, y dar lugar entre otras a la conocida frase “dejar-se estar”.-

 Para Ouroboros ¡”VIVIR” ES OTRA CUESTION!.-

 Las ideas, como imágenes que genera la palabra “Vivir”, han de significar un dinamismo tal asimilable a un río, cuyas caudalosas aguas ora se encrespan en arrollador flujo de azaroso  recorrido llevándose consigo la materia inerte que encuentra a su paso, ora ofreciendo la placidez de un remanso, acompañando balsámicamente con su quietud un Alma dolida, incierta o preocupada.-

 Cual fuera en un momento dado el estado espiritual de un Hombre, la “Vida viviente”( no simplemente “existente”), ha de proveerle una Razón de Sentido.- Ortega dirá que se trata de una “Vivencia”, que le confiera al “Existente” una “RAZON VITAL”, para recién entonces sentir(-se) que se encuentra en el Mundo de manera significativa.-

 De tal modo, “Vivir” es hacerlo con fuerte presencia de emociones, de realizaciones, que como previniera un poeta “No son los muertos los que en dulce calma la paz disfrutan de su tumba fría,  muertos son los que tienen muerta el alma y viven todavía …”(G.A. Becquer).-

 Otros pensadores han visto a este “Vivir”, expresado –nada menos – en el momento de ser sorprendidos por la “Angustia” (Kierkegaard o Heidegger) como experiencia Vital, que percibe en su interior a la muerte.- Y que – justamente – merced a ese momento intenso del existir, en el cual el Alma parece precipitarse en las profundidades de una inmensidad, AL EMERGER se encuentra con el rostro de la DIVINIDAD, que es la presencia del “OTRO” y su Fe surge renovada, porque le muestra (espeja) que aun esta “Aquí”, “En Si” al verlo y al “mirar-se” en “El” que se halla enfrente.-

 Es entonces cuando comprende la presencia del Amor, “reconociendo y valorando al otro”.- Amor que solo puede darse en LA VIDA, porque “…No soy un Dios de muertos, sino de vivos…” dijo Cristo.-

 Merced a lo anterior es que también se podrá responder a la pregunta ¿”Por que existe el Ser y no la Nada”? .- Porque es en la Vida que se des-cubre (ello es, que estaba cubierto) el “Ser” y solo desde el “Ser” se encuentra el Amor, que es la Vida Verdadera.-

 Vida es Amar y Amar es Servir.- Y es también cuando percibimos o intuimos el “Todo” del Universo, que se incorpora en el “Uno” que soy, constituyendo el “Mi”.-

 Un adepto argentino, José Manuel Estrada, emotivamente lo sintetizo diciendo (Sin texto a la vista)=  “…VIVIR exige hacerlo como pintan los Libros Santos a los Hebreos en la reconstrucción del Templo, llevando en una mano las piedras del edificio y blandiendo en la otra la espada de los combates…”.-

 Por ello no puede significar “Vivir”, meramente “Existir”.-

 

      AMAR Y LUCHAR… ES VIVIR!!!

                                                                                              Soledad

Para tuguianorte.com