BERLÍN

 Una ciudad imponente: limpia, ordenada, grande, moderna y antigua a la vez.

 Llegamos a Berlín preocupados por el idioma ya que de alemán… nada. Pero no tuvimos problemas ya que con un poco de inglés nos las arreglamos. Todo el mundo lo habla allí. Y también algunos saben algo de español, asi que todo bien. Uno de los lugares que quisimos visitar fue Postdam, para lo cual debíamos tomar el tren. Primero nos dio un poco de temor por lo del idioma, pero todo funcionó de maravillas. Hasta tomamos un colectivo en esa ciudad. La recorrimos, incluso visitamos una universidad. Hay allí un palacio que tiene cierto aire a Versalles. Merece conocerse.

 Entre las cosas que más me impresionaron fue ver los restos del muro. Hay varios lugares donde verlos. Pero el punto más “duro” fue conocer un museo que está ubicado en lo que se llama “Check point Charlie”. Este museo tiene como motivo principal, recordar cosas que sucedieron durante la guerra y la ocupación rusa de Berlín, y principalmente los actos desesperados de la gente que intentaba escapar de la zona oriental de Berlín. En algún momento, lo que se ve allí es demasiado fuerte y fue necesario dejar el lugar.

 El “Check point Charlie” es el lugar por el cual se pasaba del Berlín Occidental al Oriental, cruzando el muro, y había una guardia permanente de soldados norteamericanos del lado del oeste. Lograr un salvoconducto era casi imposible. Actualmente hay un simulacro de guardia, en recuerdo de lo pasado y dos soldados que lo que hacen es sacarse fotos con los turistas.

Por Carlos Cassani

Redacciòn tuguianorte.com