Recuerdos con magia

 Al llegar la fecha de las fiestas Isolina asistió a la casa de sus padres. Un lugar lejano a la ciudad, al que llamamos campo.
¡Una extraña sensación inundó sus sentido!.

 Abrazó a sus padres y corrió al altillo. Parada frente a su puerta, la miró y tardó tiempo en decidir si la abría o no. Ahí estaban sus sentimientos guardados en un gran baúl.

 Sabía positivamente lo que iba a encontrar y por un momento dudó en querer recordar toda una vida llena de recuerdos en un simple cajón.... pero su deseo por encontrar todo, era tan grande, que lo abrió.

 El baúl se encontraba lleno... Repleto de sueños felices, a veces tristes y algunos sin realizar.

 ¡Cuánto tiempo había pasado ya desde esos sueños, algunos infantiles y otros no tanto!

 Sonrió… mientras lagrimones de alegría resbalaban por mis mejillas saboreando su sabor salado.

 Al terminar de vivir intensamente cada recuerdo, suspiró profundamente, guardó los sueños y cerró el baúl...

 Su cara demostraba la felicidad de su alma, al haber podido recorrer y recordar  momentos inolvidables que cada "Ser" guarda, día a día, en el fondo del corazón.

Por Susana Borchers

Redacciòn tuguianorte.com