Madrid. No sé qué opinan ustedes pero para mi gusto es una de las ciudades más lindas de Europa (de las que conozco por cierto). Caminar por sus callecitas o sus inmensas avenidas es fascinante. Tiene de todo lo que uno pretende cuando “trabaja” de turista.

Además, la gente es muy amable. Voy a contar una pequeña anécdota: necesitaba ir a una peluquería (o barbería como dicen allí), y no encontraba ninguna. Entre entonces a un negocio en el que el dueño estaba atendiendo a la clientela. Le hice la pregunta y me explicó que a poca distancia (en minutos) había una. Mi cara debe haber sido muy elocuente ya que es muy fácil perderse en sus pequeñas calles que se curvan y vuelven a curvar. Entonces el Sr. Dejó el negocio y me acompaño hasta el lugar, que en realidad no era demasiado lejos, pero “abandonó” su negocio para guiarme.

La última vez que visitamos Madrid, nos alojamos en un hotel llamado “La Posada del Peine”, a metros de la Plaza Mayor. Este hotel es el más antiguo de Madrid, y debe su nombre a que en la antigüedad, en cada habitación el cliente disponía para su uso de un peine, que estaba atado a la pared para que no “desaparezca”.

Mi consejo es : “visitar Madrid”; vale la pena.

Por: Carlos Cassani

Redacciòn tuguianorte.com