En esta 1ra. Entrega intentaremos “asentar raices”.- No conoceremos su profundidad ni eficacia sino por sus frutos, laborados desde el llano, y cuando hayan de madurar.-

“Querer” y “Amar”

 

Solemos utilizar – en varias ocasiones – los verbos Querer y Amar como sinonimos de un afecto, de un deseo, de una ambicion.-

 Mas, si bien tienen en comun la posibilidad de encontrarse en ellos la “Voluntad”, podria ser un ejercicio de alguna precision buscarle distingos entre si.-

 Cuando “Quiero”, se me antoja, quiero “Para Mi”.- Mas, cuando “Amo” invariablemente, comprendo acabadamente que es el “Otro” a quien amo.- Es entonces – si cabe decirlo asi – un “Querer para el Otro”, PERO entendiendo “Querer para el otro lo que el Otro quiere para si mismo”  y no lo que a mi me parece que pudiera estar queriendo.- Advertimos naturalmente la complejidad de lo que llamamos comprender y la inmensa necesidad de escuchar y otro tanto hablar.- Adivinar es magia.- La Vida necesita Realidad.-

 Y – tengo para mi – que lo dicho tiene su importancia, pues fijemonos en un sentimiento Universal como es el “Deseo de Poder”.-

 ¿Para que quiero el “Poder”?.-

 Frente al deseo de Poder, como igualmente el deseo del Sexo, y el deseo de Riqueza,tengo ante la necesidad de darle explicaciones a mi alma, a mi consciencia, que discernir las opciones, entre “Querer” y “Amar”.-

 Porque “Querer” el Poder importara servir-me de el, en beneficio propio.- Mientras que si el “Poder” es nada mas que un instrumento para mi hacer, que se encuentra este mi hacer Informado por el Amor, el Poder que ejerza lo sera para aumentar la posibilidad de dar Amor a quien lo esta requiriendo, ofreciendole mi ayuda, mi sostenimiento, mi contencion.-

 Igual cabe decir respecto del dinero (riqueza), y mas seriamente referirlo a la sexualidad.-

 El “Sexo que Quiere” quiere solo para si mismo, focaliza el propio deseo y de nadie mas.- El “Sexo que Ama” , el foco esta en / para el “otro/a”.-

 Y asi, cualquiera de los tres instintos basicos, que pueden hallarse en el suelo arrastrandose en el egoismo de “Mi querer”, el Amor lo eleva llevandolos a ser instrumentos para la felicidad de los demas, y generosamente, el Ouroboros me devuelve desde la felicidad de los otros, la Alegria para Mi.-

                                                                                                          

                                                                               “Soledad”

Para: tuguianorte.com